Cómo prevenir la alergia y el asma en otoño a causa de los hongos y los ácaros

El asma se produce en numerosas ocasiones por síntomas alérgicos. Por este motivo, las personas asmáticas deben tomar precauciones cuando salgan al campo y evitar lugares donde abunden los ácaros del polvo. Siempre deben llevar encima su inhalador, pues las crisis asmáticas no avisan, y consultar los niveles de polen. La vacunación inyectable o sublingual ha resultado eficaz frente a las reacciones alérgicas por pólenes en un 80-85%, ácaros en un 90% y frente al veneno de himenópteros en un 99%.

Niño en el campo

Cuando un niño pequeño tiene asma, es fundamental tomar una serie de medidas preventivas para evitar que se desencadene una crisis.

El asma es la enfermedad respiratoria no infecciosa más extendida en la población, con una alta incidencia en la población infantil. Tanto el otoño como la primavera son estaciones que afectan de una manera especial a las personas que sufren esta enfermedad.

Está clara la relación entre las crisis asmáticas en primavera con los picos de polen de las plantas. Pero en otoño también hay numerosos factores que ayudan a desencadenar dichas crisis:

  • El cambio de temperaturas y el aumento de la humedad.
  • El aumento de los ácaros y los hongos.
  • El inicio del colegio y de la vida laboral en espacios cerrados, que propicia el contagio de enfermedades.
  • La suspensión temporal de los tratamientos en verano.
  • La convivencia con mascotas de pelo en el interior de una casa.

Recomendaciones para evitar los ácaros y el asma

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica (SEICAP) realiza una serie de recomendaciones que son válidas tanto para niños como para mayores. No obstante, en las habitaciones de los niños que sean asmáticos hay que tener especial atención y ser muy precavidos.

Para reducir el número de ácaros, es recomendable:

  • Evitar objetos que acumulen polvo y que sean difíciles de limpiar, como moquetas, alfombras, peluches, libros…
  • Los muñecos deben ser de plástico.
  • Tener un suelo y paredes lisas y lavables.
  • La ropa de cama será sintética.
  • Hay que lavar las sábanas a una temperatura de 60 grados y secarlas al sol.
  • Limpiar el polvo con aspirador provisto de filtro HEPA o depósito de agua.
  • No levantar polvo al barrer.
  • Evitar estar en contacto permanente con animales de pelo.

Cuáles son los síntomas de una crisis asmática

Es muy importante no confundir los síntomas de una crisis asmática con los de un resfriado. Por ello, en caso de duda, es conveniente acudir al médico, especialmente cuando el afectado sea un niño.

Los síntomas principales de una crisis de asma suelen ser:

  • Se presenta la tos, pitos o sibilancias.
  • Surge una gran dificultad respiratoria y opresión en el pecho.
  • No es habitual la presencia de fiebre.
  • Si los síntomas aparecen bruscamente, es muy probable que la causa sea una alergia.
  • Si surgen de una manera más progresiva, suelen ser debidos a una infección.

Causas principales del aumento de asmáticos

El asma es una de las principales causas de enfermedad crónica, principalmente en la infancia, siendo la enfermedad que con más frecuencia se manifiesta en esta franja de edad. Varias son las causas del aumento de la incidencia de asma: la exposición al polen, ácaros del polvo, humo del tabaco, los epitelios de los animales y, sobre todo, la cada vez mayor presencia en el aire de sustancias de tipo industrial contaminantes que condicionan el mecanismo que pone en marcha la sintomatología de la enfermedad.

El origen del asma es alérgico en un 86% de los casos. Respecto a Madrid y Castilla La Mancha, el informe ALERGOLOGICA, elaborado por laSociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica  (SEAIC), mostró que más del 40% de los pacientes dieron positivo a las pruebas con pólenes. En un 50% reaccionaron al polen de gramíneas y olivo, mientras que el 20-25% fueron por sensibilización a epitelios de gato y perro.

Para aseverar el origen alérgico del asma, este informe también muestra que la mayor parte de los pacientes acudió a la consulta en primavera, en un 45% de los casos, y en otoño, en el 42%, lo que coincide con las fechas en que la rinitis muestra mayor expresión clínica. Asimismo, la mayoría de los pacientes tenía antecedentes familiares de atopía (98,6%), rinitis (37%), asma (29%) y conjuntivitis (14,2%).

El asma y los picos de polen de la primavera

El 60 por ciento de los pacientes asmáticos es sensible al polen de gramíneas. La relación entre el aumento del número de crisis de asma durante los meses de mayo y junio está demostrada, coincidiendo con el mayor registro de los niveles de polen de gramíneas presentes en el aire en esos meses.

La mayoría de los pacientes ya presentan síntomas a partir de los 50 granos por metro cúbico, considerándose días de polinización alta a partir de los 200 granos por metro cúbico. No obstante, no todas las personas alérgicas manifiestan los síntomas con la misma intensidad.

Un diagnóstico precoz para evitar que la rinitis desencadene asma

Los especialistas de los servicios de Alergología tienen un papel fundamental en el diagnóstico precoz de la alergia, según asegura el informe ALERGOLOGICA, ya que si se diangostica en la infancia, puede prevenir el asma en la edad adulta.

En las regiones de Madrid y Castilla La Mancha entre el 30-35% de los pacientes que acuden a las consultas de alergología son asmáticos, según dicho informe.

Los alergólogos indican que con solo un diagnóstico precoz y un tratamiento adecuado en la infancia se podría prevenir la mayor parte de los casos de asma en la edad adulta.

La medicación antialérgica solo combate los síntomas de la enfermedad, no el origen. Ello puede provocar que, con los años, la evolución lógica de la enfermedad, al llegar a la edad adulta, este paciente sea asmático.

Los primeros síntomas de la alergia respiratoria en los niños

Los primeros síntomas de una alergia respiratoria en la infancia aparecen alrededor de los 3 a 5 años, aunque es habitual que los pacientes debuten con síntomas relacionados con la alergia a alimentos (leche y huevo) desde los primeros meses de vida lo que indica que el niño podría tener una clara tendencia alérgica.

Con los métodos diagnósticos y los nuevos tratamientos frente a los síntomas de la alergia y el asma disponibles en la actualidad, los pacientes y, en particular, los niños, pueden tener una calidad de vida igual a la de cualquier otra persona sana e incluso pueden llegar a curarse.

De hecho, el estudio Preventive Allergy Treatment (PAT) realizado en Europa en niños entre 6 y 14 años con rinitis alérgica ha demostrado que el tratamiento con inmunoterapia (vacunación antialérgica) puede reducir el desarrollo de asma en el 60% de los niños, respecto a los niños no tratados.

Riesgo de asma en pacientes con rinitis alérgica

Es muy importante detectar el origen de la rinitis alérgica desde los primeros síntomas, y sobre todo en la niñez, dada su estrecha relación con el asma. La rinitis alérgica asociada al asma incrementa la morbilidad de esta última (ingresos en urgencias, crisis de asma, uso de medicación antiasmática, etc.).

Más del 20% de los pacientes con rinitis padecen asma con o sin clínica actual, mientras que el 95% de los enfermos con asma sufren rinitis. Esta asociación no se debe solo al azar, si no que se ha visto que las personas con diagnóstico de rinitis alérgica tienen el doble de riesgo de desarrollar asma en los siguientes 10 años de vida que la población normal.

La eficacia de la vacunación antialérgica frente al polen y los ácaros

La herramienta más eficaz y capaz de modificar la evolución natural de la enfermedad alérgica es la inmunoterapia o vacunación antialérgica. Este tratamiento ha resultado eficaz frente a las reacciones por pólenes en un 80-85%, ácaros en un 90% y frente al veneno de himenópteros en un 99%.

Este tratamiento consiste en la administración por vía subcutánea o sublingual de cantidades gradualmente crecientes de un extracto purificado de la sustancia a la que el paciente es alérgico para mejorar los síntomas causados por la exposición natural a dicha sustancia.

Es esencial tener en cuenta cuatro aspectos para obtener la efectividad máxima: realizar un diagnóstico correcto, utilizar vacunas de buena calidad; alcanzar dosis de mantenimiento óptimas y que se aplique el tratamiento durante un tiempo suficiente (3-5 años).

Los pacientes experimentan una mejoría en el control de sus síntomas desde los primeros meses, aunque los resultados óptimos se obtienen a partir del primer año, lo que se traduce en una mejora sustancial de la calidad de vida y en una reducción considerable de la necesidad de medicación.

No obstante, la inmunoterapia no ofrece el mismo resultado a todos los pacientes. Y en algunos puede hacer efecto durante los primeros años y luego tienen que volver a vacunarse.

Vacunas por vía sublingual, una alternativa a las inyectables

En este sentido, las vacunas administradas por vía sublingual se han convertido en una alternativa a la vía de administración clásica inyectable. Estas permiten su aplicación en casa, a diferencia de las tradicionales, lo que facilita su administración.

También está indicada en alérgicos que no tienen tiempo para acudir a un centro sanitario, presentan rechazo a las agujas o intolerancia a la vía subcutánea o bien no cumplen correctamente con las pautas de administración habituales y, por ello, retrasan o interrumpen su aplicación.

El Comité de Inmunoterapia de la SEAIC recomienda su aplicación tanto en adultos como en niños incluidos en estos casos.

Autocuidado y prevención para no sufrir una crisis asmática

La consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid insiste en la importancia de un diagnóstico precoz y de informarse para conocer bien cómo deben ser los autocuidados. Para ello, es conveniente que el paciente anote la evolución de la enfermedad con mediciones de la capacidad respiratoria.

Según los expertos, los autocuidados mejoran el cumplimiento del tratamiento (adherencia terapéutica), inciden en la reducción de las crisis asmáticas, y por lo tanto, en la necesidad de acudir a las consultas de urgencias, lo que a nivel general repercute en la calidad de vida de los pacientes.

Consulta más información sobre la alergia:

También te podría gustar...