Cómo instalar el riego por goteo y poder irte tranquilamente de vacaciones

La responsabilidad de ahorrar agua a veces está reñida con el placer de tener un espacio repleto de plantas frondosas y flores. Por este motivo, cada vez son más las opciones para poder economizar agua en el riego de las plantas. Una de las fórmulas que está teniendo más adeptos es el riego por goteo, que puede ahorrar entre el 40 y el 60 por ciento del consumo de agua, y es muy recomendado para las terrazas y para determinadas zonas de los jardines donde se agrupan las flores. Aparte de que el ahorro de agua es un compromiso que tenemos con el medioambiente, además supone un ahorro de dinero.

Material necesario para la instalación de riego por goteo

  • Programador para indicar los días, horas y duración del riego.
  • Tuberías de PVC: son de distintos diámetros (que habrá que tener en cuenta para tener una presión correcta), muy fáciles de manejar, cortar y ensamblar.
  • Una cuchilla grande y afilada para poder cortar el tubo.
  • Un punzón, para hacer los agujeros del tamaño deseado y poder acoplar los ensambladores y los goteros.
  • Ensambladores en forma de L, de T, tapones para cubrir los agujeros por los que no desea que salga el agua. Todo esto tendrá que corresponder a los diferentes tamaños de las tuberías.
  • Goteros: son los elementos que sirven para retener el agua y que vaya saliendo el caudal deseado. También tendrán que corresponder al tamaño de la tubería donde se vayan a acoplar.

Es fundamental una buena planificación y hacerse un esquema del riego por goteo

Cuando nos planteamos instalar el riego por goteo, nos hacemos una gran variedad de preguntas: ¿A qué tubería se va a acoplar el riego? ¿Ponemos un programador exterior a pilas, conectado a la red, o interior? Si es en el exterior, ¿lo podemos ubicar en una zona protegida de las heladas y los calores (perjudicial para las pilas y algunos aparatos)? ¿Cuántos metros de tubería principal necesito poner? ¿Cuántas salidas con tubería secundaria (de menor diámetro) necesito para poner los goteros? ¿Voy a tener caudal y presión suficiente?

Estas y otras muchas preguntas surgen siempre a la hora de instalar el riego por goteo, que conviene que planifique bien antes de iniciar la labor, especialmente si es en un jardín de grandes dimensiones, donde le vendrá muy bien la ayuda de un experto.

Programadores automáticos y digitales, con temporizadores

En el mercado hay una gran diversidad de programadores, automáticos y digitales, con distintos números de temporizadores. Su ventaja reside en que una vez que lo programas, te despreocupas de estar pendiente de la hora del riego, y te puedes ir muy tranquilo de vacaciones, sabiendo que tus plantas estarán bien regadas.

Habrá que hacer pruebas para conseguir una buena relación entre el caudal de agua (conviene que caiga lentamente) y la duración del riego, procurando que sea equitativo entre las plantas. Para ello habrá que regular los goteros y comprobar su distribución en varias sesiones.

Por último, es muy útil comprar un fertilizador, que se incorpora en la tubería de PVC, después del programador. Tan solo hay que rellenar de fertilizante el recipiente acoplado, y nos abonará el conjunto de las plantas de una forma cómoda, proporcionada y eficaz, cuantas veces queramos.

El mayor problema de los goteros es que se obstruyen con gran facilidad. Razón por la cual es conveniente poner un filtro en el grifo de salida del agua, para que no se cuelen las impurezas.

Para cada tipo de instalación es aconsejable un tipo de gotero: no es lo mismo una pequeña terraza que un amplio jardín. Lo mejor es ir a sitios especializados para que te informen sobre la estructura que debes organizar de riego por goteo.

 

También te podría gustar...