Cuando empieza la temporada de calor, hay que comprobar el etiquetado de cremas solares, gafas de sol y artículos de baño

Gafas de sol

Las gafas de sol deben tener filtro de rayos ultravioleta. Fotografía de Redd Angelo.

Cuando empieza la temporada de calor o viajamos a sitios de playa donde las temperaturas siempre son elevadas, los consumidores deben tomar especiales precauciones a la hora de comprar cremas solares, gafas de sol y artículos de baño. Los hinchables deben llevar un tapón fijo y un correcto etiquetado en castellano; y las gafas de sol deben incorporar el marcado “CE”, y si no es posible por las dimensiones, deben ir en el folleto informativo. Según la UE, ninguna crema solar debe llevar mensajes de protección total o prevención durante todo el día, porque no son reales.

La Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid recomiendan todos los años que se compruebe el etiquetado de las gafas de sol antes de adquirirlas, de forma que se adecuen a la legislación vigente, así como de las cremas solares y los productos de baño, cuando comienza la temporada de piscinas en la zona.

A efectos de garantizar derechos relacionados con la información y seguridad de los consumidores, las gafas de sol deben incorporar el marcado “CE” sobre el propio artículo, y si no fuera posible por razón de dimensiones, irá en el folleto informativo. Este acredita la conformidad del artículo con las exigencias de sanidad y seguridad.

Los productos que se detecten que incumplen la normativa sobre seguridad son retirados del mercado.

Información obligatoria para las gafas de sol

En el folleto informativo de las gafas de sol debe constar el nombre y dirección del fabricante y/o su mandatario en la Unión Europea, así como las instrucciones de uso, limpieza, almacenamiento, mantenimiento, revisión y desinfección. Asimismo, se debe informar sobre las clases de protección adecuadas a los diferentes niveles de riesgo y límites de uso correspondientes, indicando el número de categoría del filtro (puede ser 1, 2, 3, y 4) y limitaciones de uso. Para los de categoría 4 se deberá indicar una advertencia que indique que no es conveniente para la conducción de automóviles y usuarios de la carretera, con todas sus letras o mediante pictograma normalizado.

El folleto informativo también debe contemplar información que permita orientar al consumidor sobre la elección de las gafas que más se ajuste al uso que se les vaya a dar. Toda esta información deberá figurar en español y el responsable de la comercialización en la Unión Europea debe disponer de documentación que acredite la seguridad del producto, tal como indica la normativa.

Ninguna crema garantiza la protección total contra las radiaciones

La Dirección General de Consumo, advierte que, según recomendaciones e información de productos solares de la Unión Europea es importante conocer que ninguna crema solar garantiza al 100% una protección total frente a estas radiaciones, por lo que no deben llevar mensajes como “protección total” o “prevención durante todo el día”.

Los rayos UVB provocan quemaduras y los UVA, el envejecimiento

Los rayos UVB son los que provocan las quemaduras solares y los UVA, el envejecimiento prematuro de la piel. Ambas radiaciones contribuyen al riesgo de cáncer. La protección contra los UVB se identifica en el etiquetado de los productos solares a través del Factor de Protección Solar (FPS), que lleva una numeración entre 6 y 50+, y de descriptores como protección baja, media, alta o muy alta.

Por otra parte, el nivel de protección contra la radiación UVA y la UVB debe estar relacionado proporcionalmente. Si una crema aumenta la protección contra los rayos UVB, debería también aumentar la que protege contra los UVA.

Para salvaguardar la piel de las quemaduras solares, basta un FPS de categoría media (15, 20 ó 25), pero hay que aplicarlo correctamente: 35 gramos de producto. Es necesario renovar las aplicaciones del producto para asegurar una protección adecuada.

Mensajes preventivos para protegerse de los rayos ultravioletas

Aun cuando las temperaturas no sean demasiado altas, es muy importante no exponerse a sol, sea cual sea la estación del año, sin protegerse de los rayos ultravioletas que inciden sobre la piel. Los productos solares deberían llevar siempre mensajes preventivos como “Repita con frecuencia la aplicación del producto”, “No permanezca mucho rato al sol, aunque emplee un producto de protección solar”, “Mantenga a los bebés y niños pequeños fuera de la luz solar directa”.

Los artículos de baño deben ser seguros para evitar accidentes

En los últimos años se han detectado en nuestro país numerosos artículos de baño inseguros, como flotadores, manguitos y colchonetas con riesgos de raspaduras o ahogamiento por perforación. Por este motivo, la Comunidad de Madrid recomienda que a la hora de comprar productos de baño hinchables se verifique que lleve un tapón fijo, para que no pueda romperse ni separarse, en todos los orificios destinados a inflarlo, y que una vez hinchado quede insertado en el juguete para que no sobresalga.

Además, no puede contener piezas pequeñas que puedan desprenderse y ser ingeridas por el niño y debe llevar en el etiquetado advertencias de seguridad como: “Se deberá utilizar solamente en el agua, donde el niño haga pie y bajo vigilancia”, así como un aviso sobre el posible peligro que conlleva su utilización. Al igual que otros productos, los artículos de baño deben llevar el marcado CE en su etiquetado, las instrucciones en castellano y que informe sobre la identidad del responsable del producto y del país del que procede.

Recuerda que, para evitar riesgos innecesarios en la salud, es muy importante leer el etiquetado tanto de cremas solares, como de gafas de sol y artículos de baño.

También te podría gustar...