Cómo hacer bonsáis y qué especies elegir

Cómo cuidar un bonsái

El cuidado del bonsái es para muchos una afición que engancha. Darle forma y mantenerlo tupido y en buen estado es a la vez un reto y un arte.

Aunque hacer bonsáis es un arte milenario que siempre se ha reservado a los expertos, a cualquier aficionado a la jardinería le apetece probar el reto de ser capaz de cultivar un árbol en miniatura, darle forma y transmitirle un toque personal, como si fuera una obra de arte. Parece algo complicado, pero si se escogen especies sencillas y se siguen unos cuidados básicos, es posible mantenerlos durante años.

Los bonsáis se pueden obtener a partir de semillas, esquejes, injertos o acodos. Dependiendo de la planta que se elija será más conveniente un método u otro.

No obstante, para iniciarse en este mundo del bonsái y hacer pruebas, es recomendable coger una planta silvestre algo crecida, y así veremos los resultados de nuestros errores y habilidades más rápidamente. Cuando vayamos cogiendo práctica lo podremos intentar con arbolitos más delicados.

Los árboles más adecuados para hacer bonsáis

Colección de bonsáis de El bosque encantado, en San Martín de Valdeiglesias, Madrid.

El bosque encantado, en San Martín de Valdeiglesias, tiene una colección de bonsáis muy sugerente, salpicada entre las rocas de granito.

Entre los árboles más adecuados para hacer bonsáis están el álamo blanco,el arce, la azalea, el boj, el castaño de Indias, el cedro, el cotoneaster, el granado enano, los olmos, el pino, el plátano falso, el roble o la wisteria, entre otros muchos.

Para que tengan un crecimiento correcto, hay que replantarlos periódicamente, aclarando con cuidado las raíces y cambiando una tercera parte de la tierra.

La frecuencia para realizar esta indispensable operación depende del tipo de árbol:

  • los árboles de hoja perenne y conífera, una vez cada tres o cinco años;
  • los de hoja caduca, cada dos o tres años;
  • los árboles de flor y fruto, cada dos años (los que son muy fecundos, cada año).

Cómo se reproducen los bonsáis

Los bonsáis se pueden obtener a partir de semillas, esquejes, injertos o acodos. Dependiendo de la planta que se elija será más conveniente un método u otro.

No obstante, para iniciarse en este mundo del bonsai y hacer pruebas, es recomendable coger una planta silvestre algo crecida, y así veremos los resultados de nuestros errores y habilidades más rápidamente.

Los bonsáis suelen ser plantas caras, y para practicar con la poda, darle formas originales para ver cómo se multiplican sus ramas y comprobar cuál es su ubicación ideal, es mejor obtenerlo directamente del campo, siempre cuidando que no sea una especie protegida.

Consejos para cuidar un bonsáis

  • Proteger el bonsái de los cambios climáticos bruscos.
  • Ubicar el pequeño árbol en un lugar bien iluminado.
  • No exponerlo a pleno sol en verano.
  • Conseguir el grado adecuado de humedad.
  • Regarlo con agua sin cloro.
  • Como tiene poca tierra, es frecuente encharcarlo o dejarlo seco. A las hojas le suele venir bien la humedad.
  • Ojo con los fertilizantes. Debemos usarlos con cautela y en dosis reducidas.

Aficionados al cuidado del bonsái en la sierra de Madrid

En la sierra de Madrid hay un gran número de aficionados al bonsái, motivo por el cual se realizan numerosas exposiciones de sus colecciones y diversos cursos.

Este es el caso de las localidades de Rascafría, Navacerrada, Gargantilla del Lozoya y Pinilla de Buitrago, entre otras muchas localidades que potencián esta afición.

Entre las asociaciones especializadas, debemos destacar la Asociación Bonsai Mirasierra, la Escuela de Bonsai Sierra Norte, Club Bonsai de Madrid, Bonsai Colmenar…

También te podría gustar...