Los cactus son plantas muy fáciles de cuidar con las que se hacen pequeños jardines en maceta

Los cactus son ideales para las personas novatas como cuidadoras de plantas, ya que son muy resistentes y bastante económicos. Es más probable que se mueran por exceso que por falta de agua. Juntando cactus de distinto tipo en un macetero podemos lograr un espléndido jardín en miniatura.

Injerto de cactus y plantas crasas.

Cactus de gran colorido conseguidos mediante la técnica del injerto y plantas crasas (Fotografía de Shannon Kelley).

Los cactus o cactos son plantas de la familia de las cactaceae, con puntiagudas espinas y tallos carnosos, que consiguen un gran almacenamiento de agua en sus tallos. Provienen probablemente de América, África, Madagascar y Ceilán, generalmente de zonas desérticas, donde se fueron adaptando a las necesidades climatológicas, cambiando sus hojas por espinas.

No obstante hay muchas especies que provienen de zonas de selva tropical. A este tipo de cactus les perjudica más la exposición directa al sol durante los meses de verano.

El cactus es una planta que tiene una gran diversidad de especies

Aunque suelen tener una forma redonda, precisamente para evitar la evaporación del agua, hay una diversidad tan grande de cactus que es difícil no encontrar uno que encaje en un rincón dando un original toque de decoración. Los hay de todos los tipos, formas y colores.

Dado que tienen una capacidad tremenda de adaptación, muchas de sus especies se han integrado a la perfección en nuestra geografía, especialmente en el clima mediterráneo.

Algo que apasiona a muchos aficionados a estas plantas, que se cultivan tanto en interior como en exterior, son las espinas inmensas que tienen algunas de ellas, y precisamente es un motivo para que otras muchas personas no las quieran ni ver.

Los cactus se distinguen de las plantas crasas en las aréolas, que son unos cojinetes que poseen en la base de las espinas.

Soportan condiciones extremas de frío y de calor

Son plantas muy duras, que soportan situaciones extremas de agua, temperatura y luz. Y a menudo, cuando piensas que ha muerto, vuelve a resurgir con fuerza tras unos días de cuidados.

Hay cactos que tienen flores muy bonitas, que se consiguen si se ha respetado su ciclo invernal de reposo. A veces tardan entre cuatro y cinco años en empezar a florecer con regularidad. Durante un mes, al final del otoño, debemos dejarlos a una temperatura de unos 10 grados y sin regar. De esta manera, cuando llegue el invierno empezarán a florecer dentro de casa, motivados por el calor de la calefacción.

Consejos para cuidar los cactus

Si quieres conseguir una bonita planta o conjunto de cactus, debemos seguir los siguientes consejos:

  • Situar la planta en un lugar con mucha luz y, a ser posible, con sol.
  • No regar la planta en exceso, porque sus raíces se acabarán pudriendo. Como tiene grandes reservas de agua en su tallo, pueden aguantar sin agua durante varios días en verano.
  • Si quieres multiplicar los cactus, utiliza el método de división de las plantas,separando la planta desde las raíces o efectuando un corte limpio del tallo que procede del cactus principal, dependiendo del cactus que se trate.
  • Utilizar un sustrato bien drenado (con arena, tierra volcánica, arlita o gravilla) y permeable. Vive bien en un suelo pobre y no es necesario abonar demasiado, aunque es una forma de que se desarrollen con más frondosidad
  • Si es necesario cambiarlo a una maceta mayor, es aconsejable esperar a la primavera, que es la mejor época para su trasplante.

Cómo hacer pequeños jardines de cactus

Si sabemos elegir la especie adecuada, podemos lucir un cactus en un tiesto de manera individual, pero también se puede formar un pequeño jardín de cactus especialmente combinado en un macetero o recipiente poco profundo, con poca tierra. Queda muy decorativo.

Los cactus más altos se ponen en el centro (en un macetero o plato redondo) o al fondo (en un recipiente rectangular, triangular o alargado), dependiendo de dónde se vayan a colocar.

Qué maceteros se recomiendan para estas plantas

Los maceteros pueden ser tan variados como nuestra imaginación. Se pueden poner en recipientes de gres, barro, plástico, vidrio o metálicos.

Como no hay que regarlos demasiado, incluso podemos utilizar cualquier objeto decorativo que sea bonito como macetero, para colocarlo como centro de mesa, por ejemplo, o en cualquier otro lugar de la casa o del jardín.

Dependiendo de dónde lo vayamos a colocar, habrá que aislar bien el macetero para que no pase la humedad. Y quedará mucho más decorativo si ponemos algunas piedrecitas decorativas por su superficie.

 

También te podría gustar...