Logran criar 500 ejemplares de anfibios en peligro de extinción

La Comunidad de Madrid se ha convertido en un referente europeo en los programas de cría en cautividad de especies de anfibios amenazados, y ha logrado ya la cría de 500 ejemplares de especies en peligro de extinción y su introducción en varios humedales de la Sierra de Guadarrama. Se potencia así la riqueza faunística de este paraje, que reúne a 1.280 especies de fauna.

Cría de anfibios

Cría de anfibios supone un hito medioambiental.

En las lagunas de Peñalara han soltado 75 ejemplares de sapos parteros, ejemplares  nacidos en el Centro de Cría en Cautividad de Anfibios Amenazados de la Sierra de Guadarrama, ubicado en Rascafría.

Esto es supone un hito medioambiental ya que supone criar en cautividad cerca de 500 ejemplares de estas especies de vertebrados en peligro de extinción que, tras su cría en este centro pionero en Europa, han sido reintroducidos en varios humedales del Parque Natural de Peñalara para reforzar las poblaciones naturales de anfibios del que es el espacio natural de la región con mayor biodiversidad.

Anfibios en declive por un hongo patógeno

El viceconsejero explicó que la Sierra de Guadarrama, pese a ser uno de los espacios protegidos por el Gobierno regional, no está a salvo de algunas de las amenazas que han convertido a los anfibios en uno de los grupos animales en peligro de extinción en todo el mundo. De hecho, la introducción de especies alóctonas y ciertas enfermedades emergentes son dos de las principales causas de la desaparición de estos animales en este espacio natural.

Desde hace varios años, algunas especies de anfibios del Parque Natural de Peñalara, al igual que los de otras áreas de montaña de España, están en declive por la introducción de un hongo patógeno que está provocando extinciones masivas de poblaciones y especies en muchas zonas del mundo.

Centro de cría de anfibios en cautividad

Con objeto de paliar los devastadores efectos de este hongo, el Gobierno regional ha puesto en marcha medidas activas para garantizar el futuro de los anfibios de la Sierra de Guadarrama y sus hábitats, y que convierten a la Comunidad de Madrid en un referente europeo en la salvaguarda de estos vertebrados amenazados.

Entre estas acciones, la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, en colaboración con el Museo de Ciencias Naturales, puso en marcha en 2008 el Centro de Cría de los Anfibios Amenazados de la Sierra de Guadarrama, en Peñalara.

En estas instalaciones se llevan a cabo tareas de investigación, evaluación y conservación, y la cría en cautividad de aquellas especies que no pueden salvarse en su ambiente natural. En concreto se cría una de las especies más amenazadas, el sapo partero común, que se encuentra al borde de la extinción. El objetivo es reforzar, mediante sucesivas sueltas de ejemplares criados en el citado centro, las poblaciones de los humedales madrileños.

Para el programa de cría en cautividad, que está teniendo ya los primeros éxitos, el centro sigue las más avanzadas terapias de tratamiento mediante temperaturas elevadas y baños con fungicidas. La suelta realizada hoy forma parte de un programa de investigación sobre los efectos de un potente fungicida, el itraconazol, con el que se pretende frenar el avance del hongo que provoca la muerte del sapo partero.

Seguimiento con la grabación de cantos de los sapos parteros

cría de anfibios

Cría de anfibios en cautividad en Rascafría.


La evolución de los anfibios liberados y su supervivencia es controlada por los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio a través de equipos de grabación automática de cantos, llamados “frogloggers”, instalados en los humedales. Además, se realizan muestreos nocturnos periódicos de adultos y, muestreos diurnos de larvas para analizar los éxitos de las reintroducciones.

El Ejecutivo autonómico avanza además en la protección de los anfibios con la aprobación del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de la Sierra de Guadarrama, con el que se profundiza en la conservación de la riqueza faunística de este paraje, que reúne a 1.280 especies de fauna.


 Fecha de edición del texto: 12 de septiembre de 2009