Aumenta el número de niños celiacos

Niños abrazados

Ante cualquier problema que podamos intuir de alergias o intolerancia, debemos acudir al médico. Fotografía de Joshua Clay.

Cuanto más precoz es el tratamiento para un celiaco, se tienen menos complicaciones a largo plazo. Además, la implantación de una dieta es mucho más sencilla cuando se trata de niños.

El 26% de los recién nacidos tiene predisposición a padecer enfermedad celiaca, según un estudio realizado por el Hospital Severo Ochoa basado en una muestra realizada a 1.400 niños nacidos aproximadamente hace 2 años. Para realizar este estudio, el equipo responsable del estudio tomó muestras de cordón umbilical de los recién nacidos con el fin de detectar si tenían predisposición de padecer esta enfermedad. Así, se podrá detectar precozmente la enfermedad y minimizar en lo posible los síntomas.

Supresión del gluten de la dieta de por vida

De un total de 1.400 nacimientos analizados se han encontrado, aproximadamente, 400 niños con esta predisposición, un 26% de la muestra. Sobre estos niños, el hospital está trabajando ahora para comprobar el desarrollo de la enfermedad y tomar cuanto antes las medidas terapéuticas necesarias. Actualmente la normalización de las personas celíacas pasa por la supresión del gluten de la dieta. Una intervención temprana logrará un intestino normal pese a que el paciente deberá seguir las medidas dietéticas impuestas durante toda su vida.

Una vez detectada la predisposición genética de los niños y recuperados los casos, se está llevando a cabo la determinación de anticuerpos de la enfermedad celíaca (anticuerpos antitransglutaminasa) por medio de un test rápido. A los niños con un test positivo se les realiza analítica completa y serología de enfermedad celíaca en sangre venosa.

Con todo ello se pretende detectar precozmente la enfermedad para imponer un tratamiento y conocer la evolución de los niños con serología positiva que tienen, la mayoría de ellos, síntomas escasos o atípicos.

El equipo responsable del estudio está formado por las doctoras Mª Luz Cilleruelo y Sonia Fernández, del Servicio de Pediatría, y Juana Jiménez, especialista en análisis clínicos. Además, se ha contado con la colaboración de la Dra. Carmen Hernando de Larramendi, Jefe de Servicio de Análisis Clínicos.

Los primeros síntomas aparecen a los 2 ó 3 años de edad

La novedad de esta detección precoz radica en que el estudio se inició hace dos años tomándose muestras de cordón umbilical teniendo como planteamiento la base genética de la enfermedad. Con los datos obtenidos y la observación de los niños, la detección de la enfermedad se realiza prácticamente en el momento de su aparición ya que los primeros síntomas aparecen a los 2 ó 3 años de edad.

“Pretendemos -asegura la Dra. Cilleruelo- tratar cuanto antes a los niños con síntomas y, por otra parte, conocer la evolución de aquellos casos con predisposición genética pero asintomáticos”.

Los niños se recuperan y consiguen un intestino normal

El tratamiento de la enfermedad celíaca consiste en medidas dietéticas que consiguen recuperar al paciente, sobre todo si se trata de niños de muy corta edad. A veces en los adultos no se consigue una recuperación suprimiendo el gluten de la dieta, en cambio los niños se recuperan totalmente y se consigue que tengan un intestino completamente normal.

Cuanto más precoz es el tratamiento se tienen menos complicaciones a largo plazo. Además, la implantación de una dieta es mucho más sencilla cuando se trata de niños.

La enfermedad celiaca es un iceberg del que solo conocemos la punta

La celiaca es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación y atrofia de la mucosa del intestino delgado, debido a una intolerancia al gluten, proteína existente en los cereales. El cuadro clínico es muy variable existiendo casos graves con diarrea y malnutrición y otros con síntomas como falta de apetito y anemia ferropénica.

Muchos especialistas creen que estamos ante un iceberg del que solo conocemos la punta ya que pasan desapercibidos muchos enfermos.

El Hospital Severo Ochoa lleva trabajando en torno a la detección de la enfermedad celíaca desde hace varios años. En 2000 inició un estudio de detección de enfermedad celíaca en población escolar con el fin de descubrir realmente la incidencia de la misma en su área sanitaria. Este estudio se realizó sobre una población escolar de niños de 10 a 12 años en Fuenlabrada y Leganés. Los resultados mostraron que la prevalencia de la enfermedad era de uno de cada 220 escolares.

Siguiendo con esta línea de trabajo, el equipo se planteó la conveniencia de adelantar la detección a los 2-3 años, edad en la que debutan los primeros síntomas de la enfermedad.


 Fecha de edición del texto: 28 de octubre de 2007

También te podría gustar...