El síndrome del escaparate, que lo sufre el 95% de los mayores de 65 años, tiene corrección quirúrgica

La estenosis del canal lumbar se caracteriza porque el paciente no puede caminar más de 500 metros sin detenerse por el dolor lumbar y los trastornos sensitivos de los miembros inferiores. Por eso se la conoce como el síndrome del escaparate, por las continuas paradas que tiene que hacer el que la sufre. Aunque hay casos de origen congénito,  habitualmente se trata de una patología degenerativa.

El síndrome del escaparate es una de las principales causas de incapacidad entre las personas mayores de 65 años. Se estima que un 95 % de los hombres y un 80 % de las mujeres sufren algún grado de disminución de los diámetros del canal lumbar a partir de esa edad.

Degeneración por el envejecimiento

La degeneración que conlleva el envejecimiento es la principal causa de este trastorno, aunque ciertos hábitos postulares debido a la vida sedentaria o los problemas de columna vertebral que se asocian a determinadas profesiones, pueden adelantar la edad de aparición de los síntomas.

Según el Dr. Pedro Mata González, neurocirujano director de la Unidad de Ciencias Neurológicas de la Clínica Ruber, en Madrid, “la cirugía de la estenosis del  canal lumbar está indicada en aquellos pacientes en los que los tratamientos conservadores han fracasado,  presentan dificultad al caminar, deteriorando la calidad de vida del paciente”.

En casos seleccionados, que cumplen una serie de requisitos, puede utilizarse este novedosa técnica; en el resto el tratamiento es quirúrgico, mediante técnicas microquirúrgicas y recalibrado de la columna lumbar.

Este cuadro clínico es muy similar al que presentan los pacientes con problemas vasculares isquémicos en las piernas (mala circulación periférica), por lo que hay que hacer un diagnóstico diferencial entre ellas. La claudicación de origen vascular presenta un cuadro parecido pero “la parada” se produce siempre por dolor localizado a nivel de los gemelos y en la exploración se constata con facilidad el déficit circulatorio distal.

Una nueva técnica suprime los síntomas en el 80% de los casos

El síndrome del escaparate, como se conoce popularmente la claudicación intermitente de causa neurógena, cuenta hoy en día con un tratamiento quirúrgico que logra la desaparición de los síntomas en el 80% de los casos. Se trata de la cirugía mínimamente invasiva del canal lumbar, una técnica que permite la rápida recuperación del paciente con muy bajo riesgo.

La intervención consiste en una mínima incisión, que permite acceder a la zona interespinosa para colocar una prótesis que corrija el estrechamiento del canal. La prótesis tiene forma cónica que va abriendo poco a poco el canal hasta revertir la compresión de los nervios que producen el dolor.

Dolor de piernas,  hormigueo y pérdida de fuerza

El Dr. Pedro Mata González es uno de los especialistas que está aplicando en España esta novedosa técnica. La intervención se realiza con anestesia general, local o epidural y dura unos 10-20 minutos. El paciente puede irse a su casa a las pocas horas, aunque el efecto sobre los síntomas de la intervención no es inmediato obteniéndose una recuperación progresiva.

La estenosis de canal lumbar consiste en una disminución del calibre normal del canal por el que transcurren los nervios a través de la columna vertebral. Este estrechamiento provoca que, cuando la columna se mueve, las raíces sean comprimidas produciéndose una dificultad en su irrigación y en su funcionamiento.

Como consecuencia de ello, la persona que sufre el síndrome del escaparate presenta dolor lumbar irradiado a ambas piernas, junto con hormigueo y sensación de pérdida de fuerza, al poco tiempo de caminar, lo que le obliga a detenerse.


 Fecha de edición del texto: 27 de enero de 2008

También te podría gustar...