El IVI evita la ceguera, el retraso mental y la sordera mediante un diagnóstico preimplantacional

Niño mirando por un agujero

Los avances científicos evtan varias enfermedades genéticas. Fotografía de Dmitry Ratushny.

El Instituto Valenciano de Infertilidad ha conseguido 65 gestaciones y nacimientos de bebés sanos de padres con enfermedades genéticas, entre las que figuran la atrofia muscular espinal (Werdnig-Hoffmann), fibrosis quística, distrofia miotónica I (Steinert), enfermedad de Huntington, poliquistosis renal autosómica dominante, síndrome de X frágil, distrofia muscular de Duchenne y Becker, hemofilia A y la linfohistiocitosis hemofagocítica LHH. La enfermedad de Norrie es una grave enfermedad hereditaria ligada al cromosoma X, y se ha conseguido aplicar una técnica sin recurrir exclusivamente a la selección de sexo.

Una pareja gallega con antecedentes de ceguera congénita en la familia y un primer hijo con Síndrome de Norrie, una rara enfermedad hereditaria recesiva caracterizada por ceguera congénita de ambos ojos y que en algunos casos se asocia a retraso mental, sordera y otros defectos de los ojos, han podido ser padres de una niña sana gracias al Diagnóstico Genético Preimplantacional.

Se trata de la primera vez en el mundo que se consigue aplicar esta técnica para esta enfermedad sin recurrir exclusivamente a la selección de sexo. Aunque todos los embriones sanos que fueron transferidos a la madre resultaron ser femeninos, este caso abre la puerta a la posibilidad de tener varones sanos y no portadores de la enfermedad.

El Síndrome de Norrie lo transmiten las mujeres y lo padecen los varones

El Síndrome de Norrie es una retinopatía hereditaria de aparición temprana, con manifestación de los primeros síntomas de forma congénita o dentro de los tres primeros meses. En su manifestación más severa se caracteriza por cambios progresivos vasculares y fibrosos (pseudogliomas) que acaban provocando ceguera total.

Además, en torno a un 30-50% de los varones presentan retraso mental, así como retraso en el desarrollo y comportamiento anómalo. La mayoría también presenta hipoacusia de inicio temprano.

El gen afectado es el conocido como NDP y se localiza en el brazo corto del cromosoma X. El patrón de herencia es recesivo ligado al X, es decir la transmiten las mujeres, que por lo general no presentan síntomas, y la padecen los varones.

En particular, la proteína NDP o norrin tiene una función principal en la especialización de las células de la retina, la membrana interior del ojo que recibe imágenes y las envía al cerebro a través del nervio óptico.

Resultado: una niña sana que no transmitirá la enfermedadde Norrie

La pareja acudió al Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) por sus antecedentes familiares de Norrie. El árbol genealógico presenta un hijo varón y hermano materno con clínica y diagnóstico positivo para la enfermedad. El diagnóstico clínico se llevó a cabo en el Complexo Hospitalario Xeral-Cies.

El diagnóstico molecular en el hijo, realizado en el Hospital Clínic de Barcelona, identificó en su ADN la mutación causante de la ceguera. Dicha alteración se corresponde con una pérdida parcial de información en la secuencia de ADN del gen NDP (conocido como deleción).

El IVI desarrolló en este caso una estrategia de diagnóstico genético preimplantacional (DGP). El DGP consiste en el estudio de una célula embrionaria (blastómero) extraída de embriones obtenidos mediante técnicas de fecundación in Vitro.

Cuando los embriones tienen 3 días de desarrollo embrionario se practica una microbiopsia para extraer un blastómero, un procedimiento que podemos equiparar a la realización de una biopsia de piel en un adulto, pero a nivel microscópico.

Tras dicha biopsia, el embrión se mantiene en cultivo desarrollándose de forma normal hasta disponer del diagnóstico.

El análisis de la célula embrionaria se basó en una aproximación diagnóstica doble (directa e indirecta) consistente en la detección simultánea de un fragmento del gen NDP dentro de la región ausente (deleción), junto a marcadores genéticos para evaluar ligamiento.

Información sobre la herencia de los embriones

Este estudio simultáneo permitía identificar qué información habían heredado los embriones clasificándose en los distintos estatus genéticos posibles:

  • embriones femeninos normales (no portadores),
  • embriones femeninos normales (portadores),
  • embriones varones sanos,
  • embriones varones anormales.

El caso clínico que dio lugar al nacimiento de la niña libre de la enfermedad que transmitía su madre se llevó a cabo sobre tres embriones. Los tres resultaron ser embriones femeninos, siendo uno de ellos no portador.

Con este nacimiento tras DGP, la familia evita la transmisión de la enfermedad a futuras generaciones. Es decir, el bebé es una niña totalmente sana que no padece la enfermedad y que además no se la transmitirá a sus hijos.

Gestaciones y nacimientos de bebés sanos de padres con enfermedades genéticas

La investigación ha sido una de las mayores motivaciones del Instituto Valenciano de Infertilidad desde su fundación en el año 1990, de la mano de los profesores Antonio Pellicer y José Remohí.

Por ello, el Diagnóstico Genético Preimplantacional, una técnica innovadora para resolver los problemas de reproducción de las parejas afectadas por enfermedades hereditarias, ha centrado una de las principales líneas de trabajo.

Desde su implantación en el año 2002, se han conseguido 65 gestaciones y nacimientos de bebés sanos de padres con enfermedades genéticas que han recibido tratamiento en el IVI.

Las enfermedades tratadas han sido diversas, Atrofia Muscular Espinal (Werdnig-Hoffmann), Fibrosis Quística, Distrofia Miotónica I (Steinert), Enfermedad de Huntington, Poliquistosis renal autosómica dominante, Síndrome de X frágil, Distrofia muscular de Duchenne y Becker, Hemofilia A, Linfohistiocitosis Hemofagocítica LHH…etc.

Actualmente el Instituto Valenciano de Infertilidad ha diagnosticado 40 enfermedades monogénicas distintas y tiene capacidad para diagnosticar más de 50.

Grandes éxitos del Instituto Valenciano de Infertilidad

El IVI ha sido el artífice de alguno de los mayores logros en DGP de nuestro país.

  • El centro consiguió en el año 2002, que por primera vez en España y gracias al DGP, naciera sano un bebé cuyos padres eran portadores de fibrosis quística.
  • Un año después, en el 2003, el IVI consiguió diagnosticar la atrofia muscular espinal (AME) de tipo I en embriones de una pareja portadora de esta enfermedad, conocida también como enfermedad de Werdning-Hoffman.
  • En 2006, una pareja de Santander trajo al mundo un niño libre de linfohistiocitosis hemofagocítica (LHH) .
  • En Murcia, recientemente, nacieron dos bebés libres de una neoplasia múltiple endocrina de tipo 2A (MEN2A).

El Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) nació en 1990 como la primera institución médica en España especializada íntegramente en reproducción humana.


 Fecha de edición del texto: 1 de julio de 2007

También te podría gustar...