Qué productos usar para la higiene íntima de la mujer

Mujer haciendo ejercicio en un embalse

La mujer se interesa cada vez más por su higiene íntima. Fotografía de Jason Briscoe.

Una higiene ginecológica correcta contribuye a evitar las infecciones, irritaciones y olores desagradables en la zona íntima de la mujer. Sigue las recomendaciones de los expertos para un correcto cuidado de la zona íntima.


El 66% de las mujeres españolas afirma no utilizar productos específicos para su higiene ginecológica diaria frente al 34% que sí lo hace en 9 de cada 10 lavados, una cifra que aumenta con respecto a otros estudios realizados con anterioridad.

Esta es una de las principales conclusiones extraídas del I Estudio ISDIN sobre los hábitos de higiene íntima de la población femenina española.

Las mujeres de 31 a 45 años son las que más lo emplean con un 40%, seguidas de las mayores de 45 con un 34,4% y, en último lugar, las menores de 30 años con un 29%.

Según un estudio, seis de cada diez mujeres eligen la farmacia o parafarmacia para comprar productos de higiene íntima, y el formato de presentación preferido es en gel, con ligero olor. El 36% de los hombres en cuya casa hay productos de higiene íntima también los usan.

La edad media que las encuestadas señalan como idónea para comenzar a utilizar este tipo de productos se sitúa en los 22 años, aunque también indican de forma mayoritaria a partir de la primera menstruación, a cualquier edad o en la pubertad.

Recomendaciones para un correcto cuidado de la zona íntima

  • Emplear productos que respeten el pH de la zona y que no lo alteren la flora vaginal
  • Evitar el uso de pantalones ajustados y utilizar ropa interior de algodón
  • Limpiar diariamente y cuando se va al baño la zona genital desde la vagina hacia el ano para evitar una posible contaminación de la zona vaginal con bacterias procedentes de las heces
  • Lavar esta zona con la mano y evitar el uso de esponjas.
  • Secarse bien tras el lavado para evitar la humedad que favorece el desarrollo de bacterias y gérmenes causantes de las infecciones vaginales.
  • Visitar al ginecólogo anualmente

El uso del gel de baño y el  jabón

El médico, principalmente el ginecólogo, sigue siendo el principal medio para conocer e iniciarse en el uso del producto, inmediatamente después está la iniciativa propia, la recomendación de la farmacia, la de amigas o familia y, en última instancia, la publicidad. Además, un 51,6% de ellas, principalmente las de edad comprendida entre 31 y 45 años, ha recomendado su uso a otras personas.

Si bien hasta hace poco tiempo el consumo de estos productos se acentuaba en los meses de verano, a día de hoy se puede afirmar que 9,5 de cada 10 mujeres de las que reconocen usarlo lo hacen durante todo el año. Entre los productos empleados para sustituir o complementar a los específicos de higiene íntima se posicionan con el 90% el gel de baño y el jabón y, en menor, medida las toallitas de bebe y el agua.

Preferencias de uso e los productos de higiene

El principal motivo por el que las mujeres emplean un producto específico es por higiene y, de forma más secundaria, están el uso preventivo y el curativo.

“La zona íntima de la mujer presenta unas características muy particulares, tanto en lo referente a su estructura como a sus funciones fisiológicas, y está expuesta a sufrir un elevado peligro de contaminación microbiana. Por eso una higiene ginecológica correcta contribuye a evitar las infecciones, irritaciones y olores desagradables en la zona íntima de la mujer”, afirma el Dr. Alfons Mirada, médico de ISDIN.

A la hora de inclinarse por uno u otro producto, las mujeres españolas valoran fundamentalmente la recomendación (ginecólogo y farmacia) y que el producto le guste y, en menor medida, la marca y el precio. De ahí que el 57,1% de las mujeres elija la farmacia o parafarmacia como el canal preferido para su compra frente al 29,4% que lo compra siempre fuera de la farmacia y el 13,6% que lo compra en ambos canales.

Protección, eficacia, suavidad y prevenir picores

Los factores más influyentes en la decisión de utilizar un producto u otro de higiene íntima son: el poder de protección, la eficacia, la suavidad, que calme los picores y que deje suave la piel. Por otra parte, hay que señalar que en el 74,8% de los hogares en los que hay más de una mujer se usa el producto específico. Lo mismo ocurre en el caso de aquellos hogares en los que hay un hombre, que en el 36% de los casos también lo usan.

Según este I Estudio ISDIN sobre hábitos de higiene íntima, 6 de cada 10 mujeres emplean estos productos exclusivamente en el hogar y, el resto, lo hace tanto dentro como fuera de él. De las que lo utilizan en casa: el 49% lo usa sólo en el bidé, un 12,4% sólo en la ducha o baño y en un 38,5% en ambos (es decir, hay 3,9 usos en el bidet por cada 1 de uso en baño o ducha); y de las que lo emplean cuando salen del hogar, un 95,4% lo hace cuando sale de viaje, un 68,8% lo lleva en el bolso y un 1,1% lo tiene en el trabajo.

El formato de presentación que más gusta, con un 95% de usuarias, es el gel seguido del jabón, las toallitas – más empleadas cuando se sale de casa (49%) y en viajes (70%) – y la espuma. La mitad sigue prefiriendo que tenga un ligero olor mientras que un 33% lo prefiere sin olor. En cuanto al color, a un 42% le es indiferente, un 28% lo quiere blanco y un 20% incoloro.

A pesar de la disponibilidad de diferentes gamas de productos de higiene ginecológica adaptadas a las necesidades de cada una de las mujeres, más de la mitad dice no conocerlas y el producto más generalizado corresponde a los de uso normal/diario con un 95% frente a otros especializados para uso pediátrico, incontinencia, menopausia o embarazo entre otros.


 Fecha de edición del texto: 10 de diciembre de 2007

 

También te podría gustar...