Henbea, una fábrica de juguetes en plena Sierra de Guadarrama

Fábrica de juguetes de Henbea

Expositor de juguetes de la fábrica de juguetes de Henbea, en Moralzarzal, Madrid.

Henbea es una fábrica de juguetes ubicada en Moralzarzal que está empezando a introducirse en China, en un mercado exclusivo cuyos clientes buscan los juguetes educativos de occidente, dotados de una mayor calidad.

En un momento en que la mayor parte del sector español de los juguetes se plantea tirar la toalla en su lucha con la competencia de fabricación china, Yvonne Jarrett, propietaria de la fábrica de juguetes Henbea, que está situada en Moralzarzal (probablemente la única de Madrid), se empecina en expandir su distribución fuera de nuestras fronteras.

Juegos pedagógicos realizados con materiales de calidad

Yvonne Jarret

Yvonne Jarrett, propietaria de Henbea.

Yvonne Jarrett es pedagoga y ha ejercido como profesora en el colegio Montessory. Su principal objetivo es ir llenando los vacíos existentes en la educación de Infantil y Primaria mediante juegos pedagógicos realizados con materiales de calidad.

Algo que le sorprende de la educación que se imparte en los colegios españoles es que “todavía se sigue estudiando con los libros de texto, como si se tratara de la Biblia. Se dan las clases con mucha teoría, y los niños la olvidan a las dos semanas. En otros países ahora se aprende de una manera diferente, con elementos que suscitan el interés y la motivación del niño. Se trata de aprender a través del juego”.

No obstante, lo que le resulta una contradicción es lo que sucede en Estados Unidos, “es el país cuyos colegios están más dotados de juguetes educativos, los que invierten más dinero en comprar material y, sin embargo, el resultado que se obtiene en los alumnos no es bueno precisamente”.

Hay que pensar en la edad y el uso del juguete

Vista desde Henbea

Vista desde la fábrica de juguetes Henbea de Moralzarzal.

De cara a las Navidades, Yvonne aconseja pensar bien los juguetes que se van a comprar, si son para la edad adecuada, si el niño lo va a saber usar.

“Es que a veces los padres se adelantan, y quieren correr demasiado, adquiriendo juguetes que de momento los niños no van a poder disfrutar, y pueden incluso llegarse a frustrar. Depende del grado de dificultad de los juguetes, de los conocimientos del niño, de cómo se vayan a usar, si se juega con los padres o en solitario, les puede llegar a causar algún pequeño trauma. Es bueno que los juegos se puedan adaptar a cada nivel de edad. Y hay que tener en cuenta que las cosas creativas siempre son buenas”.

Regalos que a veces son deseos frustrados de los padres

Un ejemplo de un regalo que suele ser bastante habitual en estas fechas es el Scalextric. En muchas ocasiones es más un deseo del padre que del niño, que todavía no tiene la destreza necesaria para manejarlo, y después de una competición llena de disputas porque va a romper el juguete, llegan a la conclusión de que es mejor guardarlo para cuando sea más mayor.

A Henbea, como fabricantes, les obligan a advertir que los juguetes que tengan trozos pequeños son para mayores de tres años, porque se los pueden tragar, “pero eso no significa que no puedan jugar con ello. Lo pueden hacer siempre que estén acompañadon de una persona mayor que les vigile”, indica Jarrett.

Asesoramiento de los vendedores de juguetes

Henbea

Decoración infantil de Henbea, en su fábrica de Moralzarzal.

Por otra parte, considera muy importante el asesoramiento de los vendedores a la hora de ir a comprar un juguete, pues te orientan dependiendo de la edad, de los conocimientos y de las aficiones del niño.

En cuanto a la evolución que está sufriendo el sector de los juguetes, por lo que se han encontrado en las últimas ferias, Yvonne Jarrett destaca los juegos de ordenador y los vehículos teledirigidos, como es el caso de un tiburón teledirigido que ha tenido una gran aceptación.

“Hay muchos juegos de ordenador que son educativos -asegura la pedagoga-, pero lo que sucede es que enganchan demasiado. Así que es prudente limitar el tiempo de juego a los niños”.

El éxito de los espejos irrompibles

Henbea

Juegos de Henbea.

El departamento de distribución de Henbea responde al nombre de SNAP. En su catálogo ofrecen una selección de los productos de importación, algunos de los cuales resultan muy novedosos y prácticos para el aprendizaje a través de la manipulación.

Entre sus productos, los cuales podemos ver en muchas guarderías del país, debemos destacar los espejos irrompibles, que se han convertido en un símbolo de seguridad para ponerlos en las aulas de los más pequeños.

Gran variedad de juguetes

Henbea

Departamento de diseño gráfico de Henbea, en Moralzarzal.

Pero también hay que citar los relojes gigantes de pared, calendarios magnéticos, termómetros, imanes adhesivos, bingo de números, el dominó de simetría, puzzles en blanco para dibujar de forma creativa, un tangram gigante, formas geométricas, un dominó de color gigante, medidores, tiras de espejo, animales y números gigantes, ropa y números para hilar, un zapato gigante para aprender a atar los cordones, la pirámide de alimentos sanos, el hombre esqueleto, la charca de los tactos, puzzles gigantes, el juego de las sílabas, el kit de preescritura y los muñecos articulados, entre otros muchos productos.

En el año 2009, estarán presentes en las ferias de Hong-Kong Toys and Games Fair, en la Feria Internacional de Nuremberg y en Interdidac. Y seguramente traerán muchas novedades.

En su página web, podremos encontrar divertidos juegos para los niños (descubrir parejas, dibujos simétricos, vestir a Tanya y a Bruno…)

Henbea lleva fabricando juguetes desde 1986

Fábrica de juguetes Henbea

Trabajador de Henbea, en Moralzarzal, Madrid.

Desde el año 1986 la empresa Henbea se ha dedicado de lleno a investigar las lagunas educativas existentes, creando una serie de juegos que tienen una finalidad pedagógica concreta. Ha conseguido identificarse con un producto de calidad, y las distribuidoras que tienen mayor prestigio en el mundo representan su gama de productos.

Su departamento de diseño se encarga de que sus componentes sean innovadores y lo más atractivos posible para los niños, de forma que se puedan utilizar tanto en el mundo escolar como en el familiar.

Desde el principio han tenido claro que resultaba más rentable invertir en calidad, escogiendo de una manera muy selectiva el material de sus productos: buenos plásticos, una serigrafía profesional y una maquinaria bien adpatada hacen que el producto final sea resistente para las manos más inquietas de los pequeños, pensando siempre en su seguridad.

Más información: www.henbea.es


 Fecha de edición del texto: 24 de noviembre de 2008

También te podría gustar...